miércoles, 16 de mayo de 2012

Llego el momento, en el que me canse de fingir que todo va bien, ha llegado el día en el que necesitarte ha sido lo único que sabía hacer bien. El día en que todos los putos recuerdos se agolpan en mi mente, a pesar de que lo intento no consigo ser capaz de sonreír recordando lo felices que fuimos un día. Y es que aun me cuesta tanto pensar que jamás volveremos a ser los que un día fuimos, que jamás volveré a escuchar cómo suena un te quiero, que nunca volveré a ser la razón por las que sonríes. Y te aseguro de que no te haces una idea, de la falta que me haces, la falta que me hace hablar contigo, la falta que me hace saber que te tengo ahí, para todo. Pero todo esto no sirve de nada, porque haga lo que haga, sienta lo que sienta, tú ya no vas a volver, ya no.



No hay comentarios:

Publicar un comentario